Osteopatía

El osteópata estudia cómo se mueve cada una de las partes del cuerpo y qué relación tienen entre ellas. Su objetivo es el de identificar alteraciones en estos movimientos para poder corregir y/o eliminar las disfunciones que pueden manifestarse y que a la vez pueden condicionar el movimiento y/o la postura del cuerpo. De esta manera se ayuda a que el cuerpo se mueva de una manera más armónica.

Para comprender la osteopatía y cómo actúa un osteópata, hay que mirar nuestro cuerpo con los ojos de un ingeniero que intenta equilibrar una máquina. Éste pretende que se mueva de la manera más libre, fluida y armoniosa posible.

El cuerpo es una máquina perfecta diseñada para moverse. Es mediante el movimiento que el ser humano interacciona con el medio y se adapta a sus cambios, es con el movimiento que el hombre interactúa con otros individuos y se expresa, y es gracias al movimiento que puede realizar las funciones vitales, recuperar la salud y mantener la vida. (El movimiento es vida, A.T.Still).

La primera cosa que valora la osteopatía es el efecto que provoca la fuerza de la gravedad, una fuerza que tiende a aplastar el cuerpo. El esqueleto, fascias, músculos y el tejido conectivo y se encargan de amortiguar estos efectos nocivos. Si nuestra postura no es correcto, o bien si tenemos alguna articulación bloqueada, la fuerza de la gravedad puede recaer con demasiada intensidad sobre puntos débiles de nuestro esqueleto provocando lesiones degenerativas como las hernias discales o problemas en los meniscos, contracturas, etc.

La osteopatía no sólo trata a nivel estructural, tiene una visión holística del cuerpo, así pues, también valora el movimiento visceral del cuerpo humano, es decir cómo se mueve la columna y qué consecuencias puede tener este movimiento sobre los órganos y las funciones que éstos realizan. Por ejemplo, el sedentarismo puede bloquear las vértebras dorsales y las costillas perjudicando a los pulmones y la función de ventilación y oxigenación, acción tan importante de que estos llevan a cabo.

Leyes osteopáticas

  • La estructura gobierna la función: Cualquier alteración mecánica en una articulación provoca un mal funcionamiento de los sistemas viscerales que la rodean directa o indirectamente.
  • La arteria suprema: Toda parte del cuerpo en que haya un buen riego sanguíneo y una buena oxigenación de tejidos no puede haber enfermedad o patología. Las enfermedades se desarrollan por falta o disminución del aporte sanguíneo.
  • El cuerpo como unidad funcional: el cuerpo humano se comporta como una unidad, por lo tanto todos los síntomas están relacionados y afectan y / o son afectados por demás.
  • Capacidad de autocuración del cuerpo: El organismo tiene la capacidad de autocuración. La osteopatía da los estímulos al cuerpo para que éste, mediante sus mecanismo internos sane.